21 julio, 2008

EL AMOR

El amor es el sentimiento más bonito, el que nos hace grandes y nos da fuerza para luchar por aquello que verdaderamente nos importa. Es darlo todo sin pedir nada a cambio, estar ahí para cuando más lo necesiten. Es entrega, ternura, pasión, alegría, tristeza, dolor...un mar de emociones infinito. Un mar en el que sólo flotan los más valientes, aquéllos que no temen sentir, porque sentir es vivir. Un mar en el que yo nado y nado sin parar en busca de una orilla desde la que observar, porque me asusta lo que siento, es como si quisiera frenarlo, como si quisiera desechar mis emociones, como si me estorbaran, como si de una espesa niebla se tratara. Y en vez de encontrar una orilla, me veo inmersa en una espiral de la que no puedo salir, y ésta se va haciendo cada vez más grande, más profunda y yo me estoy hundiendo en ella, hasta que me doy cuenta de que soy incapaz de seguir nadando y que esa espiral la he creado yo misma, empeñada en controlar mis emociones para que todo esté en su sitio y bien. Pero…y yo, ¿estoy bien? Así que lo mejor que puedo hacer para salvarme es estarme quieta antes de que me quede sin fuerzas para seguir luchando. Porque eso es la vida, luchar. Luchar por lo que amamos, por lo que nos hace sentir plenos, orgullosos de nuestro trabajo, que es ofrecer lo mejor de nosotros mismos, dar todo nuestro amor y todo lo demás irá surgiendo poco a poco...Así pues, lo más importante en estos momentos es aprender a dejarme llevar, dejar de nadar, de intentar llegar a una orilla que no existe y disfrutar de ese mar en calma tan hermoso y cristalino, aunque a veces tropiece con alguna roca del fondo o me encuentre que, por algunos sitios el agua está algo turbia, pero eso lo tomaré como pequeños obstáculos a los que intentaré sacar provecho y aprender de ellos para poder, en otra situación, hacerles frente o, aún mejor, esquivarlos sin inconvenientes. Dejarme llevar por mis emociones y dejarlas fluir sin temor, y cuando esté frente a él mirarle a los ojos sin miedo alguno, perderme en su mirada porque eso es lo que hace que me sienta más grande, más fuerte, con ganas de luchar...siento que floto.

2 comentarios:

azpeitia dijo...

Llego tarde pero aunque parezca mentira llego el primero a este hermoso excursus sobre el amor, que comparto contigo desde la perspectiva de hombre.
Hay días como hoy que tengo suerte...por haberte leído el primero...un beso desde Zuhaitz-Ondoan de azpeitia

El último samurai bancario dijo...

Hola Loose

Muy bonita la definición que haces del amor.

Sigo entendiendo más cosas. Quizás sólo tenga que seguir la pista a muchas más entradas como ésta. Hay emoción, garra y sobre todo, mucha fuerza en tus palabras.

Besos