19 noviembre, 2008

MALA HIERBA

Caminaba alegre por aquella llanura repleta de luz, respirando el aire puro que la suave brisa le proporcionaba y disfrutando del maravilloso paisaje con el que la madre naturaleza le obsequiaba, sintiéndose feliz. Capaz de llegar a su destino por aquel camino franco y despejado.
Día tras día, bajo los rayos de un sol radiante que le acompañaba...mochila al hombro y dispuesto de nuevo a retomar su camino, comenzaba su particular excursión rumbo a un destino imaginario que sólo en su cabecita se hallaba.
Soñando con un mañana colmado de ilusiones y dando por hecho lo que hasta ahora habían sido ensoñaciones.
Descubriendo nuevas formas y colores en su andadura siendo fiel a sus pasos pues eran los únicos en los que se veía reflejado, ya que todo lo demás era sombras que le intentaban distraer de la ruta señalada.
Unas sombras que poco a poco en cierto tramo del camino fueron cobrando vida. En un primer momento, notó como le acariciaban sus piernas al pasar, lanzándole una mirada de reojo queriéndolas así apartar. Más adelante observó que éstas eran algo más grandes, situadas en el andén de la calzada, inclinadas hacia delante y se vio en la obligación de tenerlas que retirar pues eran escollos que le impedían avanzar. Y por último, tras un largo período de tiempo, espantándolas con sus manos, decidió que era mejor arrancarlas y si era de raíz mejor que mejor.
Así ya no habría nada que le frenara a la hora de prosperar.
-¡Mala hierba!
Se dijo para sus adentros con el puño bien cerrado, casi cárdeno del esfuerzo que estaba haciendo para no dejarla escapar y para luego arrojarla en un lugar en el que no pudiese importunar nunca más...
Pero ya nada fue similar a lo que, en un primer momento logró conquistar. Una vez que se deshizo de ellas, el camino se mostraba escabroso y cada vez le costaba mucho esfuerzo dar un paso más. Transitó durante mucho tiempo por aquellos parajes de apariencia sin igual sin percatarse que a lo largo de su viaje todo lo que en un momento consideró como “mala hierba”, de alguna forma u otra, le hubiese podido aportar algo para seguir abriéndose camino al andar.

25 comentarios:

el piano huérfano dijo...

tu desse luego has abierto muchos caminos has convertido muchas malas hierbas a buenas.
Has sabido seguir la luz, no abandonar, ni mantenerla - la luz cercad de ti

Tu forma de escribir es muy buena, ese blog cada dia tiene mas calidad de escritora, y te juro que te lo digo en serio.

no vemos pronto, hay tantas cosas que contar que pasans por el camino, que sin contralos es como si no pasan, no se si me explico

Shingen dijo...

Hermoso relato y tiene mucha razón Raquel, tu blog es un tributo a la elocuencia y mantiene una calidad literaria excepcional.

La mala hierba, aún siendo mala, o inútil en apariencia, aún estorbando, es parte de la naturaleza y forma parte de un todo, de un respeto y de una ubicación en el mundo. Es mala porque le ponemos de entrada esa etiqueta, igual pasa con las personas, vamos dejando atrás a personas que a la larga serán importantes en el caminar diario, esenciales en nuestro camino.

Enhorabuena por tus palabras y gracias por tu visita y tu pesar en este día triste y de recuerdos.

Un beso

la inkilina dijo...

las malas hiervas crecen en todos los rincones..pero tu por donde caminas crecen flores


Un café??

Esther dijo...

Un relato precioso,es verdad cosas que creemos que no nos van a ser útiles pueden llegar a serlo.. no hay que deshechar las cosas asi como asi..

besos

Cornelivs dijo...

Precioso relato Loose, y creo que lo he entendido bien. Como dice shingen, "es mala porque le ponemos de entrada esa etiqueta".

¿Por qué no nos liberamos de nuestros prejuicios? ¿Por qué, antes de reputar como buena o mala una idea, no lo meditamos bien, y sobre todo, por qué no la analizamos detenidamente, en su integridad?

La moraleja que das a entender en tu relato...la comparto plenamente.

Insisto: precioso relato. Muchas veces queremos cambiar el mundo, sin darnos cuenta de que debemos empezar cambiandonos nosotros mismos, y fundamentalmente, nuestra percepción (y enjuiciamiento) de las cosas.

UN BESO!

Eria.. dijo...

Dicen que los pequeños problemas son necesarios para afrontar los fuertes... me gusta como escribes.
Besitos varios.

María dijo...

No puede haber nunca mala hierba, porque yo creo que toda la hierba, aún la mala, aún estando seca y estropeada, toda, sirve para algo, y eso mismo sucede con las cosas que tenemos en nuestro entorno, que aunque, las desechemos porque a nosotros no nos sirve porque tenemos otras distintas y esas no nos hacen falta, sí les puede servir a otras muchas personas que carezcan de ellas, y además, estarán muy agradecidos de lo mucho que les damos.

Un beso enorme.

MR BLOG. dijo...

Nos tomamos el enorme atrevimiento de añadir su blog a nuestra guía de blogs, espero no le moleste.

elisa dijo...

sí, siempre se echa de menos lo que no se tiene...hasta las hierbas...puede que algunas sean más malas que otras.,..pero peor en ninguna.
saludos

contrahecho dijo...

De las pocas cosas que he aprendido buenas en esta vida, es a no pisar las flores, aunque éstas sean cardos con espinas.
Qué curioso, la palabra que tengo que verificar para escribirte es: tristi.
Un beso en tu mirada.

Pedro dijo...

Precioso relato, cargado de sentido poético y real.
Cuántas malas hierbas habremos arrancado impidiéndonos continuar. Ni se sabe.
Quizas nosotros mismos hayamos sido una mala hierba en alguna ocasión.
Un beso.

El club de los Parados dijo...

das una fuerzas a tus relatos que no deja indiferente a los que tenemos la suerte de leerte
Una sonrisa
Nos leemos

marea@ dijo...

Crecen malas hierbas incluso en el amor que se ha dado alguna vez.

Un beso. Marea@

Cristina dijo...

Como dice un autor muy cuántico que seguro que has leido, de nada sirve hacer el esfuerzo de arrancar la mala hierba, si no nos ocupamos al mismo tiempo de ir sembrando flores, porque si no los huecos libres serán ocupados de nuevo por otra mala hierba.

Arranca hierbajos, bella Loose, pero también ves sembrando muchas flores en su lugar.

Muchos Besos.

Ana dijo...

Precioso relato...
Vengo a conocer tu casa después de que me hayas dejado unas preciosas palabras en mi blog. Y tú también me has deslumbrado.
Si no tienes inconveniente te enlazo.
Muchos besos.

Shidermo dijo...

Está claro leyendo tus últimos post que no te has equivocado al elegir ese camino escarpado que se abre con dificultad ante ti y que, algún día, se abrirá un inmenso claro donde personas con dificultad para encontrar los suyos podrán encontrarse contigo y ser guiadas.

Sigue hacia adelante, no te olvides de plantar flores como apunta Cristina, no te dejes vencer por dificultades o heridas porque al final del camino hay un claro esperándote, un lugar donde disfrutar del calor del sol y donde la brisa arropa. Allí es donde está tu destino, allí irá la gente a encontrarte.

loose dijo...

Ay! Pianito te explicas perfectamente. Nunca hay que rendirse, jamás tirar la toalla. Soy muy cabezota, recuerdas?? Nos vemos. Besos.

Shingen, así es. Nunca debemos prejuzgar y mucho menos dejar de escuchar. Un abrazo.

Inkilina...bonitas palabras las que me dedicas. Las flores las vais sembrando cada uno cada vez que pasáis por aquí. Un besito.

Esther, si que es verdad. Todo en algún momento determinado nos puede servir como enseñanza.
Besos.

Cornelis, gracias. Todo está en nuestro interior. Saludos.

Eria, gracias. Te digo lo mismo que a Cornelius. Besitos.

María, todo lo que nos vamos encontrando a lo largo del camino, todo, nos puede ser de gran ayuda en una determinada situación, tienes razón, no debemos rechazarlo. Un besito.

Mr.Blog, bienvenido. Para mí es todo un placer. Saludos.

Elisa, bienvenida. Saludos.

loose dijo...

Contra, estoy segura de que has aprendido muchas más cosas buenas mas que esta, lo único es saber reconocerlas. Besitos tímidos.

Pedro, seguro que todos hemos sido maestros alguna vez. Un abrazo.

El club...sonrisas. Subimos???
Un besito.

Mare@, malas hierbas...o quizá grandes experiencias...
Besos.

Cristina, gracias por estar ahí. Como ya he dicho antes, las flores las sembramos entre todos los que participamos en este blog. Un besito enorme.

Ana, esta también es tu casa. Un abrazo.

Shidermo, gracias a tí por ser mi guía. Te encontré cuando creí estar perdida y hoy por hoy sigo tus pasos para poder guiar a personas a encontrarse a sí mismas. Besos.

Alatriste dijo...

Desgraciadamente, nuestros caminos se llenan de mala hierba y no siempre se tiene el ánimo suficiente para hacer de eficaz jardinero.
Tus sabias palabras siempre al rescate, aliviando mi soledad, ayudándome a seguir en la lucha.
Eres alguien tremendamente valiosa y los que te rodean, tienen mucha suerte de estar a tu lado.
Gracias por todo, niña.
Un beso muy grande y buen fin de semana. Si ves a Raquel, dale un beso de mi parte. Últimamente ya no coincidimos. Cuídate.

Noelplebeyo dijo...

De la mala hierba sobreviven muchos animalicos !!!!

Como todo, simplemente hay que saber distinguir y respetar

loose dijo...

Alatriste, sabes que tú eres muy buen jardinero y lo has demostrado y con creces. Vales mucho y lo sabes. Besos.

Noelplebeyo, bienvenido a mi casa. Saludos.

Florencia Rocío dijo...

wow..me encantó es muy bueno el relato, además de que está contado genial

un beso

=) lindo haber llegado por acá


Saludos!

El Ente dijo...

Hola guapisima. En primer lugar quiero felicitarte por tus escritos. En segundo darte las gracias por tu comentario en mi entrada del blog Prohibido callar. Y en tercer lugar decirte que somos vecinosss jejejeje siii yo vivo en fuengirola!!!

Te enlazo a mi blog y te sigo.

un beso enorme

loose dijo...

Bienvenido El ente!!

Pues te puedes imaginar la cara de alcega que se me ha quedao al leerte, jejeje!

Te enlazo.

Besos.

María del Carmen dijo...

la primera vez que llego a tu blog en un cálido mediodía de Buenos Aires.

Los caminos tienen en su trayecto de todo, y esta en uno quitar lo bueno de lo malo.

excelente post.

te invito a pasar por mis blogs

www.panconsusurros.blogspot.com

te saludo y dejo mi paz marycarmen