10 abril, 2010

BITÁCORA

Alguien dijo alguna vez que...



"El camino hacia la felicidad empieza y acaba en nosotros"


14 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

y en el camino que hay entre medio, sonrisas

Besos

María dijo...

Bonita frase y que lo dice todo.

Un besito, Loose.

Esteban dijo...

Pues tienes mucha razón!!! un beso y feliz finde

laMar dijo...

Una frase preciosa, de las de apuntarse para que no se nos olvide. Gracias mi niña ¡genial!
Un abrazo enorme

Amiscamaradas dijo...

Y como todo camino que hay que recorrer, por muy largo que pueda parecer, siempre se empieza por un primer paso...Besos y buen finde!

Myr dijo...

Quién dijo esa frase es un sabio.

Besos

DEMOFILA dijo...

Como siempre, con una frase lo dices todo.
El camino de la felicidad empieza cuando nacemos, si cogemos el camino correcto podremos alcanzarla para que llegue con nosotros al final de nuestras vidas.
Un beso, guapisima, has hecho una entrada que hace pensar y meditar sobre la vida y la felicidad, gracías por compartirlo con nosotros.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Empieza y acabar en nuestras ganas de vivir...

saludos y un abrazo enorme.

El Ente dijo...

Total razón en estas palabras que escribes en tu entrada... y es que la felicidad está tan cerca... y tan dentro de nosotros...,

Alguien escribió una vez...:

Antes de morir, hija mía, quisiera estar seguro de haberte enseñado...

A disfrutar del amor,
a confiar en tu fuerza,
a enfrentar tus miedos,
a entusiasmarte con la vida,
a pedir ayuda cuando la necesites,
a permitir que te consuelen cuando sufras,
a tomar tus propias decisiones,
a hacer valer tus elecciones,
a ser amiga de ti misma,
a no tenerle miedo al ridículo,
a darte cuenta de que mereces ser querida,
a hablar a los demás amorosamente,
a decir o callar según tu conveniencia,
a quedarte con el crédito por tus logros,
a amar y cuidar la pequeña niña dentro de ti,
a superar la adicción a la aprobación de los demás,
a no absorber las responsabilidades de todos,
a ser consciente de tus sentimientos y actuar en consecuencia,
a no perseguir el aplauso sino tu satisfacción con lo hecho,
a dar porque quieres, nunca porque creas que es tu obligación,
a exigir que se te pague adecuadamente por tu trabajo,
a aceptar tus limitaciones y tu vulnerabilidad sin enojo, a no imponer tu criterio ni
permitir que te impongan el de otros,
a decir que sí sólo cuando quieras y decir que no sin culpa,
a vivir en el presente y no tener expectativas,
a tomar más riesgos,
a aceptar el cambio y revisar tus creencias,
a trabajar para sanar tus heridas viejas y actuales,
a tratar y exigir ser tratada con respeto,
a llenar primero tu copa y, sólo después, la de los demás,
a planear para el futuro pero no vivir en él,
a valorar tu intuición,
a celebrar las diferencias entre los sexos,
a desarrollar relaciones sanas y de apoyo mutuo,
a hacer de la comprensión y el perdón tus prioridades,
a aceptarte así como eres,
a no mirar atrás para ver quién te sigue,
a crecer aprendiendo de los desencuentros y de los fracasos,
a permitirte reír a carcajadas por la calle sin ninguna razón,
a no idolatrar a nadie, y a mí...menos que a nadie.

Jorge Bucay


Muchos besos preciosa...

lara dijo...

y porque tiene que acabar,
gracias por tu comentario, era la respuesta que buscaba

Balovega dijo...

Hola y buenas noches..

Estelar niña, una entrada extraordinaria, con poquito cuanto se puede decir..

Un abrazo de bellos sueños

Alijodos dijo...

Y que razón tenia eh...un abrazo loose..

Lady Pirata dijo...

Sí, mientras hago yoga, felicidad, tranquilidad y paz por instantes.
Cada vez más calma ofrece la meditación.

Ommm Ommm Ommm :)

Equilibrista dijo...

qué razón tenía el muchacho que lo dijo

no añado más, sólo una gran :)